Los trabajos realizados están cubiertos por una garantía en materiales que es facilitada por los fabricantes.

La mano de obra tendrá una garantía de 30 días naturales.

Los gastos y portes de tramitación de garantía si no son asumidos por el fabricante, serán facturados al cliente después de 30 días.

Cualquier discrepancia en la aplicación de las garantías estará sujeto a la normativa vigente en el momento de la ejecución del trabajo.